El “pseudoprogresismo” enfermedad terminal de la izquierda

18 Oct

El otro día asistí a una reunión de mi Sección Sindical, donde se elegía al compañero que me sustituía en la responsabilidad de Secretario General, dada la incompatibilidad de mantenerme en ese cargo tras mi elección como Alcalde en las elecciones de mayo. Un comentario de un compañero y a pesar de ello amigo, me hizo reflexionar. Cuando entré en la sala, ya iniciada la reunión, trajeado como de costumbre pero con corbata además, hizo un comentario de “que elegantes los de centro izquierda”, con evidente sorna acerca del empleo de este término por parte de Tomás Gómez para definir las posiciones ideológicas del llamado “nuevo socialismo”.

Y me choca, no por el comentario jocoso de ese amigo ni por el uso del término centro izquierda para definir el segmento político que ocupa el PSOE, ya que es precisamente el que yo empleo habitualmente para definir ese espacio que va desde la izquierda más o menos moderada pero anclada en el reformismo, hasta el liberalismo progresista centrado, sino porque creo que es un síntoma (no el único) de cierta esclerosis que sufre la izquierda española, que se debate entre la realidad y la estética. Y cuando digo realidad me refiero no a la realidad social o económica (que también) sino a la realidad de ellos mismos.

En la izquierda existe un cierto equilibrio entre lo que es real y lo que es pose. Ganando muchas veces lo segundo. Hay grandes miedos entre las gentes de izquierdas a perder el título de “rojos” por haber readaptado sus posiciones a unas nuevas, que pueden ser más o menos acordes a los tiempos que corren. Por ello, en la izquierda (y perdón por la generalización) ha cundido la pose y la estética, y por eso se esconden las “vergüenzas” de haber aceptado el mercado libre, la democracia burguesa, las comodidades de la clase media en sociedades occidentales y otros muchos vicios impropios de un rojerío que se precie.

Por estos temores es por los que esa izquierda duda de la posición de izquierdas del PSOE. Da igual que ellos vivan en cómodos chalets, tengan dos o tres coches, eduquen a sus hijos en colegios privados y/o concertados o aprovechen la primera oportunidad para enviar a sus churumbeles a estudiar en el otrora odiado modelo anglosajón. No importa que de vez en cuando sus acciones de Teléfonica suban o bajen y que prefieran Sanitas para evitar las molestas colas de La Paz. Lo que importa es que ellos no son del PSOE ni tienen nada que ver con esa fuerza vendida al capital. ¡Es mucho mejor defender la dictadura cubana y sus conquistas sociales, mientras se degustan unas chuletas en la barbacoa del chalet!

Pues miren ustedes, yo milito en el PSOE por varias razones. Unas inicialmente mas circunstanciales que otras, todo sea dicho, pero ante todo porque de momento me encuentro cómodo en el, puedo aportar mi grano de arena al bienestar general del ámbito donde me encuentro y porque me da la gana (que es  un razón inapelable). Y se perfectamente lo que es el PSOE, cuáles son sus posiciones programáticas, su modelo económico y las políticas que aplica. ¿Y saben algo más? No me avergüenzo de ello. Como no me avergüenzo de llamar al pan pan, al vino vino y a la política de mi partido como de izquierda moderada o de centro izquierda (como guste más). Lo que si me daría más vergüenza o mejor dicho pena, es ser un burgués de manual (yo debo reconocer que lo soy, pero un poco defectuoso) y querer esconderlo bajo afectadas y profundas capas de progresía del 68, huyendo como la peste de ser rozados por la malvada socialdemocracia, mientras uno come centollos en la casa de la playa.

Y que conste en acta, que a mí no me gustan o de momento al menos con comparto o comprendo, algunas de las cosas de ese llamado nuevo socialismo. Pero de ahí a aceptar ciertas dosis de hipocresía pseudoizquierdista va un trecho. Intento ser consecuente con como vivo, como pienso y como actúo. Y los que sientan cátedra u otorgan diplomas de rojos, también deberían al menos intentarlo.

Sería mucho mejor para la salud de todos, ellos incluidos y por supuestos de esa izquierda, que pese a muchos es plural y diversa.

PD: Esto no va dirigido a nadie en particular, sino lamentablemente a demasiados en general.

Anuncios

Una respuesta to “El “pseudoprogresismo” enfermedad terminal de la izquierda”

  1. CARLOS MARTINEZ 18 de octubre de 2007 a 8:56 pm #

    Es cierto que alguna gente hay como tú la defines, tal vez más en Madrid , no se. Aqui bajo, en el sur en Andalucía yo no los conozco.
    Lo que si que es cierto es que denoto cierta agresividad a las críticas desde la izquierda. He sido diputado provicial y teniente alcalde del PSOE varios años y soy de la UGT desde 1972. He visitado Cuba en varias ocasiones siempre como edil socialista y en viajes solidarios para con un pueblo injustamente castigado por los USA y no me gustan los autoritarismos, yo los sufrí , pero tampoco los “autoritarismos democráticos y liberales” de los USA y sobre todo del tirano Bush.
    Mira hoy los cambios reales solo se produciran a nivel global y estados como Venazuela ( que es una DEMOCRACIA) o actitudes como la cubana son de las pocas que junto a la retirada de las tropas de Irak , pero solo eso, que se le enfrentan al imperio.
    En el PSOE tambien quedamos algunas gentes de izquierdas, antiliberales y repúblicanos que vinimos aquí siguiendo la estela de personajes como Pablo Iglesias o Largo Caballero pero que estamos al dia y sabemos que ahora hay que enfrentarse a otros problemas más dificiles aun y estamos tan al dia que vivimos con dolor como los y las ciudadanas se despegan cada vez más de la politica porque todos son iguales. Por eso hace falta la IZQUIERDA.
    Salud y República amigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: