Archivo | noviembre, 2007

¿Fondo o forma?

13 Nov

Con respecto a un tema que es portada de todos los medios y comentario de blogs, referido a lo sucedido en la Cumbre Iberoamericana entre la delegación española y el presidente venezolano Hugo Chavez, tengo una posición dual, porque por un lado creo que el contenido de lo expresado por el venezolano (no la forma ni el lugar), expresaba una realidad que muchos (todos los que lo quisimos) pudimos ver en su momento: la complicidad de ciertas instituciones con el golpe de estado del año 2002. Y por otro, que creo y sigo pensando que Hugo Chávez es, lamentablemente, un bocazas y que necesitaba que alguién le dijera a la cara que no todo vale. Y que ciertos foros, no están a la disposición de sus ansias de ser la novia en la boda, el niño en el bautizo y el muerto en el funeral.

Y hay algo que me chirría del discurso de Chávez contra el ex presidente Aznar, cuando le acusa de ser complice del golpe de estado que sufrió. Que olvide que el mismo, hace no muchos años, lideró una asonada militar contra el gobierno civil legalmente constituido. La memoría es fragil.

Ya veis como tengo una posición dual en este tema. En un principio me hirvió la sangre patriótica ante la digna actitud de nuestros mandatarios, pero luego me entró la duda (o las dudas), sobre si la forma inhabilita el fondo. Ah… y una cosa más. Las empresas que operan en latinoamérica y que critican algunos dirigentes pro chavistas de ese ámbito (prochavistas por gracia de los petrodolares, porque algunos como el ¿sandinista? Ortega, lleva años siendo complice del neoliberalismo corrupto en su país), no son españolas. Son de sus accionistas.

Mi abuela Trini

12 Nov

El pasado 7 de noviembre falleció mi abuela Trini. Ella era la abuela, la única abuela que conocí y  con la que crecí, jugué, comí y sobre todo aprendí. Aprendí a recordar que hubo gente, mucha gente, que luchó por las libertades en este país. Y que por ello sufrieron represión, penurias, exilio…y que pese a ello nunca renunciaron a sus principios. Aprendí que existe una historia olvidada, intencionadamente arrinconada y que es, debe ser orgullo de demócratas. Esos miles, cientos de miles de mujeres y hombres que desde el exilio o desde el interior, mantuvieron viva la llama de la libertad.

Como dijo Azaña, Paz, piedad, perdón…, pero no olvido. La memoría es fundamental.

Descansa en paz.