el mensaje importa y a veces falla

5 May

Tras este largo puente madrileño, volvemos a la normalidad. Ha fallecido Leopoldo Calvo Sotelo, segundo presidente de la restauración democrática del 78. Ahora, claro está todos son parabienes a su persona. Tengo pocos datos para no sumarme a ellos, pero si es cierto que este buen hombre, si por algo pasará a la historia es por esa imagen gris que daba en pantalla (¿no sería por las teles en blanco y negro?).

Este fin de semana he podido leer un interesante reportaje en El País acerca de la victoria de la derecha en Italia. Hacía una reflexión, que creo a valorar. Era algo así, como que mientras la izquierda (y es extrapolable a cualquier sitio) se dedica a hablar de reformas de las instituciones, de la construcción europea y de otras cuestiones importantes sin duda, pero algo grandiosas para la realidad de la gente de la calle, esa misma gente tiene problemas para llegar final de mes. Y ante esta situación de crisis real en los bolsillos de los ciudadanos, especialmente en las clases medias y populares (la antigua clase obrera), cala sin duda mucho mejor un mensaje mejos elitista y sencillo, como el que expresa la derecha radical predicando más seguridad en las calles y un intervencionismo claro en todo lo referente a la microeconomía.

La izquierda (tanto la reformista y mayoritaria, como la más alternativa y marginal) tiene que analizar y evaluar, si el mensaje que lanza a los ciudadanos es el que estos reclaman en cada momento. A veces, cuando oigo hablar de desaceleración económica y de las cuentas de resultados de las grandes empresas al mismo tiempo que de las listas del paro, me pregunto si eso es lo que necesitan oir y sentir nuestros ciudadanos y especialmente nuestros potenciales votantes. Yo lo dudo.

Dice un viejo refrán…”que cuando las barbas de tu vecino veas pelar…”. Pues eso, hablando en castellano claro, que no creo que la función de la izquierda, sea precisamente la de representar a las élites y dar una imagen guay de diseño. Más bien es la de defender a los más desfavorecidos y combatir las desigualdades sociales. O eso al menos creo yo ¿estoy equivocado?. Leyendo ayer en el sumplemente económico de El País, un artículo de Gómez Navarro, ex ministro socialista y supongo que aún militante del partido, uno lo duda. Un mensaje vergonzoso y lamentable de ataque a los derechos de los trabajadores y al modelo de bienestar social que se defiende o se debería defender desde la socialdemocracia. Más propio de los neoliberales puros y duros, que de alguien que se reclama progresista. Si nadie le pide que deje el carnet del PSOE, lo hago yo mismo desde aquí. Con gente y mensajes de este tipo…así nos va a ir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: