Incoherencia

23 Sep

Veo con cierta preocupación una cuestión y quiero comentarla: la cantidad de empleados públicos, de diferentes administraciones, que optan por llevar a sus hijos a centro privados educativos, sustentados o no por fondos públicos. ¿Como es posible que quien trabaje en un servicio público, desconfíe de los propios servicios públicos? ¿Cree esta gente en su trabajo? Si ellos desconfían de la gestión directa educativa ¿por qué no debemos dudar el resto de la gestión directa de los servicios en los que ellos trabajan? Si ellos optan por lo privado frente a lo público ¿por qué deberiamos los demás oponernos a privatizar los servicios donde ellos ganan su sueldo? Si ellos están conformes con que en lugar de gastar el dinero en profesores bien pagados y formados, es mejor contar con hípica y piscina ¿no es justo optar por administrativos, técnicos, policias… peor pagados y con menos días libres y derechos, para poder tener más dinero para otras cosas?

Yo soy empleado público, lo era antes y lo sigo siendo ahora como Alcalde. Mi hijo, asiste a un centro público, el del pueblo, por la simple razón de que estoy seguro de que en estos centros están los mejores educadores y profesionales, todos titulados, todos con un programa educativo contrastado, con participación de los padres, con una educación laica y sin adoctrinamientos etc.., por lo que pese a la falta de medios materiales que tienen en nuestra Comunidad de Madrid (esto es reversible, ya saben…con las urnas…), el modelo educativo público sigue siendo mejor que el privado. Lo creo y soy coherente con ello.

Pero la pregunta que me asalta, es el como vamos a convencer a los ciudadanos de a pié de la necesidad de un sector público potente, con trabajadores formados, con derechos y de que es necesario optar por la excelencia en la calidad, como única razón de ser de los servicios que reciben los ciudadanos de la administración, cuando los que trabajan en dichos servicios optan a la primera de cambio por la opción privada para su vida personal. A mí, como Alcalde, esta actitud de algunos de mis propios trabajadores, me dejan las manos más libres y la conciencia más tranquila…si señor…

PD: Mañana me reuno con la Consejera de Educación, Lucía Figar, precisamente para hablar de las necesidades educativas públicas en Manzanares El Real. Pese a algunos trabajadores poco coherentes, defenderemos como siempre, el servicio público.

Anuncios

2 comentarios to “Incoherencia”

  1. Gregorio López 23 de septiembre de 2008 a 10:34 pm #

    Pero mucho más incoherente es cuando se trata de políticos de izquierdas: llevan a sus hijos/as a los centros privados o concertados y a las universidades privadas de España o del extranjeros y son atendidos en la sanidad privada. ¿Transporte público? No saben si existe.

  2. Óscar C. 24 de septiembre de 2008 a 1:03 am #

    Pues no se la verdad. Yo creo que es igualmente incoherente, porque al fin y al cabo los políticos son (somos) fiel reflejo de la sociedad. Porque tampoco vale que los políticos de izquierdas tengan que ser coherentes y la gente de la calle no. Todos por igual.

    Yo, de momento, me mantengo en la coherencia, incluso en lo del autobús…, ya veremos por cuanto tiempo…

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: