La ideología como motor de cambio

24 Ago

El comentario que mi vecino Carlos Riaño hace a mi entrada ¡Viva la clase media!, me da la oportunidad de contestarle de alguna manera, además de exponer algunas cuestiones que creo necesarias recordar.

Dice Carlos, que por poca gente se entendieron como literales las palabras del ministro sobre la posible subida de impuestos a las rentas más altas. Yo creo que la gente de la calle, lo ha entendido perfectamente, lo que pasa es que enseguida se ha tendido un manto de comunicadores y medios a descalificar y emborroñar esa posible subida de impuestos, con el argumento, precisamente ese, de que las rentas mas altas no pagan casi por el concepto de rentas del trabajo, sino a través de otros “artilugios” fiscales. ¿Y? ¿Ese es un argumento? Aunque no se recauden grandes cantidades por la vía del aumento del IRPF a las rentas altas ¿Qué hay de malo en aplicar progresividad fiscal en este concepto? Y claro, ya de paso, no vendría mal aprovechar para poner coto a esa ingenieria fiscal que hace que las rentas del capital solo paguen el 1% a través de las SICAV etc… Claro que si algunos medios y la derecha política, se han puesto de uñas con esto de subir el IRPF a los “cuatro” que ganan más de 54000 euros, cualquiera plantea revisar otros asuntos. Yo aquí propongo a los que dicen ser amantes de las reformas (yo lo soy y por eso no me escondo de ninguna, ni la laboral ni la energética…) reformar el modelo fiscal para hacerlo puramente progresivo…

Y aprovechando una palabra que mi amigo Carlos usa de manera habitual, “ideología”, hago una reflexión en voz alta. De un tiempo a esta parte, desde los 80, se usa mucho el ataque a la ideología como recurso para reprochar la existencia de esta en la gestión de nuestras sociedades. Y precisamente, esa crítica a la ideología se hace desde una concreta, la defensa del liberalismo económico a ultranza, que incluso de llaman a si mismo libertarios y defienden que el mercado por si solo es capaz de regularse y limitar las desigualdades de nuestra sociedad, suprimiendo impuestos y gobiernos. Sobre esta capacidad de autoregularse y sus consecuencas no voy ni a pronunciarme, porque a los hechos que han llevado a esta última gran crisis del modelo capitalista me remito. Pero si quiero defender la existencia de la ideología y la política, como algo imprescindible. ¿Cual es la alternativa a la que proponen? ¿Las decisiones de los Consejos de Administración o del Banco Mundial? ¿Serían democráticas o cuanto menos representativas? No es que lo dude, es que lo niego.

Carlos, permíteme que personalice en tí la respuesta y la entrada, pero es que tu comentario me ha dado pie a ello. Yo me rebelo contra la existencia de una supuesta única verdad técnica, moral o social, que solo unos pocos ilustrados conocen y que solo ellos saben y deben aplicar. Creo en la capacidad de equivocarse de los gobiernos y en el recambio de los mismos por los ciudadanos, porque soy un completo enemigo del pensamiento único y de las verdades absolutas, como lo soy del autoritarismo venga de donde venga (la Cuba de Fidel o el golpe de estado de Honduras) y claro está, también de ese dogma liberal economicista que impregna también a izquierda y derecha desde los años 80, que nadie se salva del todo. Por la forma dogmática en que se quiere aplicar y por el fondo también, que considero perjudicial para nuestra sociedad.

Creo en  el valor de la política y de la ideología como motor social. Y hecho de menos, que eso, la política y la ideología sean las que guien nuestra acción pública y no un supuesto tecnicismo económico que nada tiene de apolítico sino todo lo contrario. Y añoro, no lo niego, que vuelvan los tiempos en que la política y la ideología hicieron de los paises mas avanzados de Europa un muestrario completo de un modelo, que anteponiendo el ser humano y el concepto de comunidad al de individuo, conjugo en la bien denominada  economía social de mercado, un sistema justo y avanzado. Ese modelo de consenso, precisamente fue fruto del debate de ideas entre la socialdemocracia y la democracia cristiana. Y de él, surgió una linea tan fina que muchas veces no queda claro que estaba a la izquierda y que a la derecha, porque lo que primaban eran las personas y el interés general. Fíjate que aunque la oleada neoliberal ha hecho estragos, en Alemania, Francia, Italia, Holanda, Suecia… todavía quedan rescoldos a derecha o izquierda de ese modelo de consenso social, de ese concepto de comunidad y de ciudadanía, que reitero antepone las personas a los mercados. Ya te digo que fruto de la, llamémosle, fusión entre el humanismo cristiano y el socialismo democrático.

Se que no corren buenos tiempos para la lírica. Que le vamos a hacer… hay incluso algún compañero que me dice que militamos en la socialdemocracia porque vivimos donde vivimos, ya que si fueramos franceses o alemanes ya veriamos…., jejeje, no lo se, yo simplemente digo que una (hay mas por supuesto) de las mejores razones para seguir siendo militante o votante del centroizquierda en España, es precisamente el tipo de derecha que tenemos y ese afán “desideologizador” que a su manera, nos trata de imponer con excusas, ya sean del llamado orden natural o de la verdad única del mercado, su modelo de sociedad. Un modelo neoliberal que no comparto. Y que no comparten tampoco ni la democracia cristiana alemana, ni el gaullismo francés, ni los mismísimos conservadores británicos… lo que son las cosas.

Perdón por la parrafada…, me voy a la piscina.

Anuncios

4 comentarios to “La ideología como motor de cambio”

  1. j m buzarra 24 de agosto de 2009 a 8:42 pm #

    Parece que después de la celebración del 37 congreso federal del PSOE y la derrota en las elecciones en la UE, se empieza a poner el acento en la ideología. Con todo el respeto, la economía no es neutra y demasiado pragmatismo nos puede desnortar.

    Un abrazo y que se inicie el debate.

  2. Carlos Riaño 25 de agosto de 2009 a 2:12 pm #

    Ideología, ideología, y política
    Mi argumento en lo que se refiere a las ideologías, si es que se le puede calificar así, iba en dos direcciones;
    La primera es que aunque lo que dijo el Sr. Ministro fue que había que plantearse que los ricos pagasen más, lo que había que entender era otra cosa. En este sentido el ministro hacía un uso “torticero” de la ideología. Necesita, su gobierno necesita, tu partido necesita, generar una corriente de “simpatía” para hacer posible tomar una medida de aumento de impuestos que genere los ingresos necesarios para mantener una serie de medidas que suponen un fuerte gasto.
    La principal razón que tengo yo para creer eso es que la medida propuesta es sabida por el PSOE (tanto en el gobierno y como en la oposición) como de una eficacia limitadísima como forma de aumentar los ingresos.
    Los grandes beneficios, quitando casos contados, no se producen como rendimientos del trabajo sino como rendimientos empresariales –financieros o de otro tipo-. Es decir que para hacer que paguen (legalmente) más los más ricos tienes que hacer que pague más toda la actividad empresarial. Por otro lado si te concentras, por ejemplo, en hacer que tributen más solo los rendimientos financieros, haces que el invertir (especular, si quieres) en España sea algo menos rentable….y dado que la actividad económica española es altísimamente dependiente de el “prestamo” de capital desde el exterior vuelves a correr el riesgo (que es casi una certeza, si en estos asuntos existen las certezas) de contraer la actividad económica…y volver a ingresar menos en total.
    Y no se trata de establecer con esto una Verdad única. La economía creo que es de las pocas ciencias capaz de equivocarse prediciendo el pasado. Se trata de no darse con una pared que ya se sabe que está alli (la de que si subes los impuestos no es seguro que generes tantos ingresos como esperas y que, además puedes introducir serios problemas en el funcionamiento económico general…cuando la economia esta basada en el consumo).
    Para justificar este tipo de medidas se suele identificar, (en un desvarío ideológico parecido a los que tu mencionas) a todo empresario con un rico/explotador/opresor en potencia, en esencia o por definición … Supongo que tampoco hay que pronunciarse sobre la negación de la capacidad de “autoregularse” y sus consecuencias. Que ni lo uno ni lo otro.
    Se puede creer que es el sol el que gira y la tierra el centro. Pero no todo, ni siempre, puede ser regulado ideológicamente. Y si te empeñas tienes que saber que tiene ciertos costes o que igual tienes que mirar hacia otro lado y deportar a unos cuantos astrónomos que se creen muy listos
    La segunda línea de argumentación se dirige hacia si es sensato / adecuado / correcto el gastar como lo esta haciendo el Gobierno. Aquí entra la Ideología .
    Ser / pensar socialista implica necesariamente el tener ciertas ideas sobre la idoneidad de la intervención estatal, sobre la necesidad y dimensión del gasto social, y sobre las preferencias y prioridades en el gasto/ahorro. En cierto modo es lo que la gente, de manera más o menos difusa vota en las elecciones si quiere o no…..(entre otras cuestiones) .
    No se trata de negar la utilidad y bondad; ni el peligro ni la maldad de una determinada ideología para hacer política ( o para configurar el comportamiento diario de cualquier persona). Se trata de poner de manifiesto que ante cualquier actuación basada en una premisa Ideologica, hay que tener un acercamiento crítico, incluso cínico.
    Hay que tratar de diferenciar el uso adecuado del abuso de lo ideológico. Y es preciso entender que incluso ideologías bienintencionadas y con una lógica sólida pueden ser nocivas o erróneas –siempre o en algún momento-. Cualquier ideología se presenta con un halo de intemporalidad, pero si algo se ha aprendido, si algo ha enseñado la ilustración, (digo por tu referencia a los ilustrados) es que hay que dudar muy mucho de este carácter eterno (y sagrado). Si no vienen los problemas
    Entre los abusos ideológicos, el más común ( y con el que indudablemente se liga más cuando eres adolescente) es el demonizar-descalificar al diferentepensante. Pero hay que evitarlo….creo, a no ser que….

    un saludo desde los dominios de la condesa (¿o era del marques?)

  3. Óscar Cerezal 26 de agosto de 2009 a 10:30 am #

    Carlos, tienes la no se si muy sana costumbre de interpretar a los demás lo que decimos. Claro está a tu conveniencia o entendimiento. En ningún caso, porque no lo pienso, creo que los empresarios/emprendedores sean ricos/explotadores. Ni nadie, salvo en los extremos de la derecha o de la izquierda, utiliza esos argumentos. Los empresarios y ciertos áutónomos es cierto que se benefician de una condescendencia de los poderes públicos en cuanto a tributación, que prejudica a la inmesa mayoría de la población, que no tienen artilugios imaginativos para evitar la retención de la nómina. Y ese desfase entre las rentas del trabajo y la del capital, es la que hay que corregir. ¿Con un planteamiento global que también incentive la inversión de nuevos emprendedores? Sin duda, pero no hay solo hay negro y blanco, hay una amplia gama de colores, que en este caso permitirán una fiscalidad más justa y progresiva. Y en el caso de las rentas del trabajo, la progresividad es inversa sorprendemente. Pagamos menos lo que mas ganamos. Y eso en una sociedad, donde la última encuesta da que más del 60% de la población gana mil euros brutos, pues no es de recibo.

    Evidentemente hay que financiar la política de gasto que la crisis ha generado. Aquí y a través de todos los gobiernos occidentales que han tenido que salir con dinero público al auxilio del colapso financiero que la Banca (comparto al 100% las palabras del ministro Corbacho acerca de la responsabilidad total de la banca en la burbuja inmobiliaria que ha hecho nuestra crisis además de financiera estructural, aunque hecho de menos también la mea culpa de los gobiernos de todo signo que la permitieron y alentaron, ya sea con la nefasta Ley del Suelo o la consintieron para mejorar las cifras macroeconómicas…

    Bueno luego sigo con la respuesta, que estamos entrando en un debate interesante. El día que seas concejal ¿2011 supongo? nuestros plenos van a ser cuanto menos algo mas interesantes. Digo que luego sigo porque me reclaman para ir a la playa y con estos temas de debate, uno no se relaja… hasta luego

  4. Carlos Riaño 26 de agosto de 2009 a 3:03 pm #

    Vivo en una casa con tres mujeres, como comprenderás interpretar lo que me realmente me dicen cuando me dicen lo que dicen que me dicen es más que una costumbre una necesidad y casi un acto reflejo.

    Hemos saltado de la ideología a la fiscalidad como en las mejores familias nacionalistas

    Es cierto que las rentas procedentes del trabajo están más controladas que otras. Las rentas del capital están igualmente muy controladas. Más peliagudo es el caso de la actividad empresarial y los autonomos. Seria ingenuo negar el fraude y la mayor flexibilidad fiscal en este ámbito, pero es que la realidad aquí también es mas compleja y los derechos y los deberes, otros muy distintos.

    Si quieres entramos en este asunto, pero si de normal soy árido y extenso en las explicaciones en temas fiscales soy la alegría de la huerta.

    Por lo que se refiere a las declaraciones de Corbacho tiene razón en lo obvio: En una crisis financiera los responsables hay que buscarlos entre los agentes financieros. Pero decir que son culpables (muy especialmente en el caso español ) los bancos por conceder prestamos y no resistir la tentación es ideodemagógico.

    Primero por que las entidades financieras que han tenido un comportamiento más irresponsable y que están suponiendo una mayor amenaza a la estabilidad interna del sistema en España son las Cajas de Ahorro… Que son las más politizadas y, además están en dificultades precisamente por operaciones muy, muy vinculadas a compadreos politico/construtivos que obviaron la prudencia financiera en aras de un bien mayor.

    Por otro lado, porque aunque sea muy español (y algo recurrente en la izquierda –digo por pinchar) el buscar las responsabilidades de los actos propios en cualquier lugar menos en uno mismo, no es serio ni de recibo ( con excepciones ).

    Si pediste un crédito sin que nadie te obligase y lo hiciste pensando que lo podías pagar por que tus prespectivas (o tu avaricia) eran grandes… a que viene ahora quejarse y decir que la culpa la tiene el banco que te dio el dinero para comprar (construir) lo que tu querías y cuando tu querías. Es un banco, no tu madre, tu padre tu mejor amigo…Y es tu responsabilidad. No se puede exigir la libertad de acción de un adulto y luego quejarte de que nadie te prohibió o te puso trabas para ser libre.

    Una de las excepciones sería, por ejemplo, el de las personas (emigrantes en particular) que se ven obligados a aceptar determinadas condiciones como forma de acceder a una vivienda…Pero no es de esto de lo que se habla.

    Tiene razones para quejarse aquel que se ve en dificultades (o la imposibilidad) de hacer frente a una hipoteca pedida de manera sensata porque perdió el empleo o ha visto hundirse a su empresa por comportamientos irresponsable de terceros…Tiene razones, aunque también habría que ver cuantos obtuvieron su empleo y / o salarios estupendos que les hicieron dejar de ser prudentes gracias precisamente a ese comportamiento irresponsable/especulativo de terceros.

    Como ves, soy demasiado amigo de los matices para que en 2011, salvo quizá en el turno de preguntas contribuya en el hiperespacio y subrealismo plenario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: