Archivo | 6:23 pm

Elecciones francesas

17 Mar

Ya saben que soy un afrancesado y que hago gala de admirar la realidad política, administrativa y social de la República vecina. Por eso, un par de comentarios acerca de las elecciones regionales que acaban de celebrar la primera vuelta.

El primero, dado mi interés poco “partidariamente correcto” por Sarkozy y su política de apertura a sectores hasta ajenos a la tradición del centro derecha, como el ecologismo, y también a la izquierda -donde ha integrado a parte de lo mas interesante de la izquierda francesa, como los social-liberales de Bockel o los progresistas de Besson-, es referido a como el excesivo reformismo presidencial -y los escándalos personales de este, su hijo, mujer, ministros…- choca de lleno, no solo con una izquierda en recomposición, sino también con esa parte de la derecha nacional que no entiende ciertas veleidades liberales y con esa parte de la sociedad que se siente heredera del gaullismo, que mas que una ideología es un sentimiento que abarca de izquierda a derecha el arco político galo. Ahora es cuando viene la hora de la verdad. ¿Será capaz Sarkozy de frenar los aires de revuelta interna? ¿Tendrá futuro ese Movimiento Popular nacido en los tiempos de Chirac, donde ha sumado desde conservadores, a democristianos, radicales, gaullistas, liberales y gentes diversas de la izquierda no inmovilista? ¿Tendría mas futuro el proyecto de “Gran Centro”, por llamarlo de alguna manera, con otro líder menos polémico? ¿Tal vez Villepin? Todo dependerá de como la segunda vuelta, mejore en algo los resultados o hunda las aspiraciones futuras del partido presidencial…

La segunda, es sobre cómo se está forjando una alianza entre los socialistas -divididos en decenas de tendencias a izquierda o derecha-,los ecologistas, que también se debaten entre la izquierda o el centro como espacio político y los herederos de la izquierda plural (comunistas y ex socialistas de izquierdas). Cuando parecía que el Partido Socialista estaba hundido y que su única salida era desaparecer, refundándose junto centristas y ecologistas -esta era mi opción y lo sigue siendo, lo reconozco-, esta victoria le hace coger oxígeno y ganar tiempo de cara a las Presidenciales para poder hacer los cambios necesarios para ser un papeleta viable y recuperar el poder. Si el Partido Socialista quiere tener futuro tiene que hacer su propia apertura: no solo hacia el centro y el ecologismo, sino sobre todo, hacia una base social mucha mas amplia: la de la gente normal de la calle.

Pues lo dicho, que estas elecciones regionales que tienen en cuanto a poder administrativo una importancia muy relativa (en Francia las regiones tienen unas competencias muy limitadas, por suerte para sus ciudadanos…), son una señal de que las cosas se están moviendo al otro lado de los Pirineos. Y como siempre pasa en las grandes naciones… cuando algo se mueve, pasan cosas importantes.

Anuncios