Simplemente un vecino

6 Nov

Ayer tuve que pasar el mal trago de conocer la noticia del fallecimiento de un vecino, Manuel, al que tenía y tengo en gran estima. Un vecino de los que cuando te planteaba un queja, reclamación o sugerencia, lo hacía con todo el respeto, el sentido común y el afán de ayudar que tienen las buenas personas. Y Manuel lo era. Una buena persona, que colaboraba con los chavales en el Baloncesto, mediaba conmigo entre sus vecinos ante un conflicto y además era un sindicalista de esos que no se venden y se parten la cara por sus compañeros. El corazón, debe ser de tenerlo tan grande y utilizado, decidió que se paraba y Manuel, ha dejado no solo a su mujer y sus hijos, sino a otros muchos con un recuerdo grato y la sensación de que se ha ido pronto. Demasiado pronto.

Hoy podría escribir de la vista del Papa y de un sinfín de cosas más, pero no me sale más que este recuerdo a Manuel, un vecino de este pueblo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: