SOBRE DEBATES, VERDADES Y MENTIRAS DE LAS PENSIONES

16 Dic

Tras las medidas de ajuste generadas a partir de mayo pasado, donde se tomaron algunas que han generado controversia, en algunos casos justificada y entendible y en otros simplemente demagogia y electoralismo, el asunto de las pensiones ahora vuelve a estar en “el candelabro :)” por el debate existente en estos momentos en la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo.

Lo que se están discutiendo son reformas que sustenten el actual modelo dentro del sistema público y que garanticen su viabilidad futura. Creo que se necesita también dar a conocer una serie de datos previos para que podamos hablar con propiedad de en que consistió “la congelación” de las pensiones y de cual ha sido la política del Gobierno de España en este asunto:

  • Pese a la “congelación”, todas las pensiones subirán el 1 de enero de 2011, por la regularización del IPC, un 1,3% y las mínimas y no contributivas, un 2,3%. Es decir, la “congelación” supone que haya pensionistas a los que “solo” les suba la pensión un 1,3%.
  • Entre los años 2004 y 2011 las pensiones mínimas contributivas se han revalorizado, entre el 28% y el 81,25%..
  • La pensión mínima de viudedad con cargas familiares ha aumentado un 81%, desde el año 2004.
  • La pensión mínima de jubilación con titular menor de 65 años y cónyuge a cargo ha aumentado también en este período el 53%
  • En enero de 2010 no hubo paga compensatoria porque el IPC de noviembre de 2009 subió el 0,3% y las pensiones que menos habían subido en 2009 lo habían hecho en un 2%. Por tanto, lo que se produjo en 2009 fue que los pensionistas ganaron entre 1,6 y 6 puntos de poder adquisitivo.

Estos datos son incuestionables. Esta es la realidad de una política de pensiones de claro tinte progresista y socialdemócrata, desde el año 2004, donde en época de bonanza económica se reforzó la protección social. Ahora, es verdad que estamos en otro periodo, en el que habrá que definir hacia donde vamos o mejor dicho hacia donde podemos ir. El debate sobre la edad de jubilación, las jubilaciones parciales o el periodo de cálculo, hay que hacerlo con la serenidad y la responsabilidad suficiente y necesaria para un asunto que es de vital importancia para el futuro de nuestro país. Hay que quitarle toda carga emocional o personalista. Se trata de mantener la estabilidad y viabilidad de un sistema público de protección social: las pensiones. Pero no ya las de hoy, que están garantizadas, sino las de dentro de 20, 30 o 40 años.

Y ya adelanto mi posición personal: soy en principio, favorable a cuantas reformas sean necesarias, sin descartar alargar el periodo de cálculo y a estudiar otras fórmulas de financiación de las mismas a través de aumentar la base impositiva, si eso posibilita mantener la viabilidad del modelo dentro del carácter público y universal del sistema. En lo que no estoy de acuerdo en absoluto, es en cualquier fórmula de capitalización o intervención de la gestión privada en el mismo. Una cosa es que los ciudadanos libremente y con nuestros recursos tengamos la opción de complementar nuestra pensión con otros planes y otra que se desvíe el dinero de todos a la Banca que todos sabemos bien, vista la experiencia como manejan e invierten el dinero de “sus clientes”.

Les dejo un artículo de Nacho Escolar en su Blog que a mi entender, introduce muy bien el debate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: