Sobre listas abiertas…

25 Oct

Muchas veces el imaginario popular (no del PP) habla (hablamos) con mucha alegría de lo que creemos puede ser la panacea en la democratización de nuestras instituciones, sin tener en cuenta el sistema en el que nos movemos y mucho peor, el país en el que vivimos. Y digo lo del país, no en un ejercicio de antipatriotismo, que es una enfermedad que no padezco, sino porque hay que tener siempre en cuenta la idiosincrasia que nos gastamos los españoles…, que no suele andar por la “grandeur” sino por el pillaje (tanto de pillar como de pillos).

Y viene esto a cuento porque a raíz de las movilizaciones del 15M se ha generado como una solución para acercar la política a los ciudadanos (por mucho que yo creo que la mejor forma de que la política esté cerca de los ciudadanos es que los ciudadanos participen y militen activamente en política de forma mayorítaria) es aprobar un sistema electoral de listas abiertas. Lo que sobre el papel suena muy bien, pero en la práctica no lo veo tan así.

Y mis dudas vienen, por el hecho de que las listas abiertas individualizan mucho el proceso electoral, porque cada candidato de una lista o sin ellas, tendría que hacer una campaña personal, lo que repito sobre el papel no suena mal, pero viendo como funciona este país, fomentaría candidatos/as mediáticos, con muchos recursos y con apoyos al estilo norteamericano, de empresas que luego cobran sus favores. De esto ya he hablado otras veces, pero viene al caso porque por parte de varios partidos se están planteando reformas electorales de muy diferente tipo.

Mi modelo es sencillo y por tanto, casi seguro que imposible de poner en práctica:

1. Un Parlamento elegido por circunscripción única en todo el estado, lo que garantizaría el principio básico de un hombre/mujer un voto, evitando porcentajes mínimos de acceso a las instituciones.

2. Un Senado elegido directamente por los Parlamentos regionales, siendo este el órgano de representación y coordinación territorial y fiel reflejo de la correlación de fuerzas políticas de cada Comunidad Autónoma.

3. Los Parlamentos autonómicos se elegirían por circunscripciones zonales, ligando y acercando a los diputados autonómicos a los municipios.

4. Los candidatos de los partidos se elegirían por procedimiento de primarias abiertas a la ciudadanía.

5. Desparecerían Diputaciones y se mancomunarían Ayuntamientos pequeños.

6. Los Ayuntamientos se elegirían en dos procesos: por un lado la alcaldía que sería el más votado en dos vueltas, pasando a la segunda los dos candidatos que cuenten con más votos; y por otro el Pleno se conformaría como órgano de debate y control de manera proporcional a los votos de cada candidatura.

Tanto el PSOE, como UPyD o Equo llevan propuestas sobre este tema. Ninguno es verdad, recoge todas las mías, pero al menos se plantean cosas sobre un asunto que no es “cosa de políticos” sino que es cosa de todos, porque el como funcionen las cosas tiene mucho que ver con el que se hace en cada cosa. Y si los diferentes ámbitos de representación fueran mejorados, también mejorará sin duda alguna la calidad de la política y de las políticas que se aplican.

Anuncios

3 comentarios to “Sobre listas abiertas…”

  1. Opinión de Progreso 25 de octubre de 2011 a 10:05 am #

    Estoy al 100% deacuerdo contigo en las medidas a aplicar para un “saneamiento” de la democracia española del s. XXI.

    Estoy deacuerdo en tu punto 1. es necesario, no perdón Urgente.
    En tu punto 2. En este punto casi preferiría la desaparición del Senado, no le encuentro mucho sentido, pero en cualquier caso tu matiz me gusta.
    En el punto 3. es una buena propuesta, pero habría que definirla y desarrollarla mucho más, pero no está mal.
    En el 4. estoy al 100 %, que digo al 200% deacuerdo contigo, “el caminar se demuestra andando” se dice, y no hay mejor forma que sanear la democracia, que la de sanear las formas y procedimientos internos de los partidos demócratas.
    En el punto 5. creo que es una medida de saneamiento, transparencia y ahorro económico, de gestión, etc… muy acertada, además es una medida que lleva defendiendo UPyD desde hace tiempo y creo, como digo, que es ideal y necesaria.
    Y por último en el 6. es una medida interesante ya que fomentaría la participación de los ciudadanos, y además eliminaría pactos de conveniencias oscuras, que existen por ahí.

    Muy buen post Oscar, solo hace falta que muchos de ahí arriba, y no me refiero a la curia o divinidades sino a las “cúpulas políticas” del país, que lo lean, lo analicen y lo lleven a cabo, que falta nos hace.

    Un fuerte saludo Oscar.

  2. Juan Manuel Molina 30 de octubre de 2011 a 4:12 pm #

    Hola, Oscar, no es la primera vez que expresas tus reticencias a las listas abiertas. Y tampoco yo es la primera vez que aprovecho tu amable invitación a comentar tus entradas -lo que te agradezco-, expresar mi opinión al respecto y compartir mis ideas contigo y con los lectores de tu blog.

    Los argumentos en los que te apoyas para mantener esas reticencias podrían llevarnos a los lectores de tu blog a unas conclusiones que estoy seguro no serían correctas. Y digo esto porque da la impresión de que no confías en la capacidad de la ciudadanía española para ejercer con responsabilidad su legítimo y democrático derecho a elegir a sus representantes. En esta ocasión, además de apelar a la posibilidad de que salieran elegidos los que más dinero tuvieran para defender su candidatura, o por cualquier otro tipo de cuestión fuera del valor político, echas mano de la idiosincrasia del pueblo español (¿la idiosincrasia vasca es la misma que la andaluza?) y a la tan sobada, y antigua, picaresca española. En mi opinión, la mejor forma, y más directa, para hacer que un pueblo no madure es tratarle como inmaduro. Algo parecido a la profecía autocumplidora. En un comentario que realicé a tu artículo del pasado 28 de junio, que trataba de este mismo asunto, me referí a la discusión sobre el voto de la mujer en la segunda República y a los argumentos que argüían los que se oponían al voto femenino. Así que no lo repito.

    Las listas abiertas, por otro lado, pueden ser “listas abiertas puras”, en las que el elector tiene la opción de votar a cualquier candidato, sea del partido que sea (modelo que se utiliza en la actualidad para elegir al Senado), pero también existe otra opción de listas abiertas que es que sean “cerradas y desbloqueadas”, de tal manera que la elección debe efectuarse dentro de los candidatos que un partido presenta en su lista (quiero recordar que esta opción fue la utilizada para las dos primeras elecciones sindicales en democracia, después se pasó a listas cerradas y bloqueadas). De esta manera se votaría a un partido, pero eligiendo dentro de la lista a los candidatos que cada elector creyera más idóneo para representarle. En mi opinión esta última opción haría que el ciudadano se sintiera más y mejor representado. Además habría que establecer el reparto de escaños por un sistema proporcional puro eliminando, por tanto, la aplicación de la regla D’Hont o cualquier otra de similares características.

    Analizando las 6 propuestas que realizas decir, en primer lugar, que la número 1, circunscripción única para las generales, y la 2, elección del Senado, necesitarían la reforma de la Constitución, y no solo de la ley electoral, pues en su artículo 68.2 recoge la provincia como circunscripción electoral y en el 69 la elección del Senado por provincia y sufragio universal. La Constitución vigente se ha reformado en dos ocasiones: la primera, en 1992, para adaptarla al Tratado de Maastricht añadiendo en el art. 13.2 “y pasivo” para permitir el voto de los extranjeros en las elecciones municipales y la segunda, recientemente, con agosticidad que dice Iñaki Gabilondo, modificando el artículo 135 para introducir el polémico asunto de la estabilidad presupuestaria. La pretensión de Zapatero de realizar una reforma de más calado de la Constitución, incluido el tema de las funciones del Senado, ha sido aparcada, no sé si definitivamente, lo que hace pensar en la dificultad para este tema. Hay que tener en cuenta que los aspectos legislados por Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) de junio de 1985 son mucho más sencillos de modificar que los recogidos en la Constitución.

    En el punto 3, circunscripción electoral en las comunidades autónomas, creo ver una contradicción con el punto 1, pues si se trata de acercar a los diputados autonómicos a sus electores ¿por qué, sin embargo, a los diputados a las Cortes Generales se les aleja? Hay otra cuestión importante aquí: al ser una circunscripción más pequeña se potencia el bipartidismo que, desde mi punto de vista, empobrece la democracia.

    Otra contradicción planea sobre el punto 4, elecciones primarias en los partidos políticos, cuando propones que sean abiertas a toda la ciudadanía ¿desaparece aquí la idiosincrasia, el pillaje, la influencia mediática, etc.? ¿o es que nos convertiremos en noruegos cuando llegue ese momento? En todo caso no creo que lo que deba de hacer un partido político en cuestiones tan articulares como es elegir sus candidatos para unas elecciones deba de ser recogido en una ley electoral general.

    En cuanto al tema de la desaparición de las Diputaciones no tengo posición, pues es un terreno en el que mi ignorancia es inabarcable.

    Tu propuesta del punto 6 me parece muy discutible pues planteas el poder unipersonal absoluto ya que, si no lo entiendo mal, dejas al Pleno como un simple órgano de debate y control y, por lo tanto, sin capacidad de decisión y ¿sería el Alcalde quién tomara las decisiones de forma personal?.

    Por último, supongo que los de Izquierda Unida estarán desbordantes de alegría al saber que Equo, UPyD y, sobre todo, el PSOE llevan en sus programas electorales (por cierto, los programas electorales ¿sirven para algo?) el tema de la reforma electoral, pues todos los intentos que ha efectuado, y han sido muchos y diversos, para que se modificara la ley electoral han sido infructuosos e, incluso, propuestas no de ley que ha presentado en alguna ocasión en el Parlamento han sido rechazadas con los votos del PSOE, entre otros. Así que nada… a ver si por fin en esta legislatura se realiza la reforma electoral tan añorada y solicitada por IU desde hace muuucho, pero que muchíííísimo tiempo.

    Cordiales saludos

    PD. Estoy plenamente convencido de que es gracias al movimiento del 15M que estamos hablando en estos momentos de la reforma electoral.

  3. Juan Manuel Molina 15 de noviembre de 2011 a 2:51 pm #

    Veo que desde el pasado 26 no tocas este blog y, desde luego, es una pena en fechas tan señaladas como éstas. Estaba preocupado por si te hubiera ocurrido alguna cosa que te impidiera entrar en la red, pero ya veo que sigues twuiteando y, por lo tanto, serán otros los motivos por los que no realizas ninguna entrada ni publicas los comentarios que hacemos los seguidores de tu blog.
    Cordiales saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: