Archivo | Prensa RSS feed for this section

Hitch 22

26 Sep

20110926-230058.jpg

Un personaje, en el más amplio sentido del término, que no conocía y que me han descubierto este verano, es Christopher Hitchens, un periodista irredento, provocador y sobre todo consecuente con lo que piensa en cada momento, que lleva varias décadas colaborando con diferentes medios de comunicación a los dos lados del Atlántico.

Este periodista independiente, llevada esta expresión a la máxima de sus consecuencias, acaba de publicar en castellano sus memorías, donde desgrana no sólo sus vivencias como militante antibelicista y de la izquierda británica primero y norteamericana después, sino también sus amistades de amor y odio con otros grandes como Martin Amis, con el trasfondo de los sucesos mundiales de los últimos 40 años.

En estos tiempos de mediocridad periodística (cuya dolorosa muestra pude ver en las últimas 48 horas en uno de los diarios de referencia en cuanto a calidad de nuestro entorno, El País, precisamente el que yo leo con asiduidad, en un suplemento de moda del sábado donde se destroza a todo color decadas de lucha por la dignidad de la mujer, fijando como ejemplo de criterio en una mujer, entre otras sandeces, la elección de un bolso a juego o en el supuestamente serio reportaje del domingo realizado a Rajoy donde entre comentarios interesantes se pasa demasiado rápido a otros propios de “papel couché” que nada aportan para conocer mejor a quien va a ser, casi seguro, Presidente del Gobierno de España), gente como Christopher Hitchens son necesarias para que podamos intuir que uno de los grandes problemas de nuestras sociedades es la falta de una visión crítica de las cosas. Y en esto la prensa y los medios de comunicación son parte fundamental. No olvidemos nunca que sin una visión crítica del mundo y del orden establecido, poco podemos hacer para intentar cambiarlo… a mejor.

Y así nos va…

El Ciervo y “la Biblia oficial”

5 Jun

Una de las publicaciones a la que estoy suscrito, es El Ciervo. Esta revista que tiene medio siglo de vida, se define “como publicación mensual de pensamiento y cultura” y no esconde su orientación humanista y cristiana unida a una forma “moderadamente progresista” de ver y analizar el mundo. El Ciervo, publicación creada por sectores cristianos de base en la Barcelona de los 50, tiene una posición política abierta y plural dentro de la Cataluña oficial, que yo diría que en términos generales fluctua entre el catalanismo moderado de izquierda que existe dentro del PSC y lideraba Maragall y los sectores sociales de CiU (casi más de Unió que de Convergencia). Pero aún así, puesto que los temas políticos son abordados de manera ocasional y de forma plural y con diferentes contraposiciones de opinión, sus contenidos culturales y de pensamiento son de una calidad como pocas encuentras ya en el quiosco actualmente.. Sigue leyendo