Tag Archives: capitalismo

Marx (don Carlos) tenía razón

7 Oct

Estas son las palabras expresadas por el obispo de Canterbury, Rowan Williams, para condenar el capitalismo financiero y explicar la actual crisis económica.

Además de este lider de la Iglesia Anglicana, otros obispos han manifestado sus críticas a la industria financiera “robabancos” y han dado la razón a don Carlos Marx en sus análisis acerca de la voracidad del capitalismo.

Cuanto menos curioso y positivo. A ver cuando escuchamos a nuestros obispos condenar los excesos del sistema y no, como pasó con Rouco Varela, oratorias exalzando el capitalismo y adoptando posiciones neoliberales del Estado mínimo, posición extraña si recordamos que fué la Democracia Cristiana una de las propulsoras del Estado de bienestar desde la posguerra. 

Si no fuerá por tener que aguantar a la reina de Inglaterra y los modelitos de Ascott, me hacía Anglicano, si señor.

Anuncios

Acerca de las izquierdas…

15 Sep

El diario Público aparece hoy con una serie de noticias acerca de la izquierda europea. Son noticias referidas a la ruptura entre las dos corrientes mayoritarias de la izquierda francesa: la que representan socialistas, comunistas y verdes progresistas frente a la nueva izquierda anticapitalista procedente de la trosquista LCR; y a los nervios del ala derecha de la socialdemocracia alemana, frente al empuje de la nueva izquierda socialdemócrata y postcomunista de Die Linke.

Nos encontramos sin duda ante una situación compleja para la izquierda. Ante el colapso de un modelo social y económico basado en la especulacíón, la basura financiera y el enriquecimiento sin límites, como puede verse en el derrumbe las mayores entidades financieras de EE.UU. (donde se olvidan los dogmas neoliberales de la escuela de Chicago aplicados a sangre y fuego en medio mundo, haciendo que el Estado aparezca en plan salvador de las cuentas corrientes de los accionistas), la izquierda se encuentra entre la espalda y la pared.

Por un lado, una parte de la izquierda no hizo los deberes tras la caida de los regímenes totalitarios del modelo soviético y sigue en dogmas y clichés pasados que de nada sirven ante los problemas y realidades de hoy, como bien les señalan los ciudadanos mandando su pose, supuestamente, revolucionaria, al más profundo olvido. Y por otro, algunos, demasiados, hicieron una lectura en clave de sometimiento ideológico a la “única verdad” de la panacea del mercado y de las bondades de la globalización, neoliberal claro está. La tercera vía blairiana y sus modelos aplicados a diferentes paises, han dejado a la socialdemocracia sin capacidad de denuncia, de respuesta y de presentar alternativa, frente a un modelo de economía de mercado que se ha demostrado ineficaz, injusto y potencialmente nefasto.

La izquierda, tiene que superar esta parálisis y darle a los ciudadanos una alternativa al modelo de producción (o más bien de especulación, porque producir se produce poco), que hace que los trabajadores en toda Europa (no es cosa solo de nuestro país, diga lo que diga la COPE) estén hipotecados y sin capacidad de ahorro, para poder acceder a los mínimos exigibles de una vida digna. Si no lo hacemos, si desde la izquierda no construimos esta alternativa moderna, transfomadora e ilusionante que el momento requiera, no podremos quejarnos de que en nuestros paises calen otras alternativas de corte populista (como la que hizo en los 90 de Le Pen y su Front National, el primer partido “obrero” en los antiguos bastiones comunistas de la Francia industrial) como respuesta de los que padecen las consecuencias de unas crisis económicas, que generan los que mas tienen y ganan (también con ellas), pero que pagan, pagamos los que menos tenemos.

No consiste en tirarse al monte o vender, de nuevo, paraisos en la tierra…; pero algo tendremos que hacer…

Foro de autoridades locales a favor de los derechos de las personas migrantes

10 Sep

Hoy he tenido la oportunidad de asistir a la jornada inaugural del Foro de autoridades locales en favor de las personas migrantes, en el marco del Foro Social Mundial de la Migración (FSMM), en el municipio madrileño de Rivas VaciaMadrid. Además de visitar este municipio, que es uno de los ejemplos más claros de como es perfectamente posible un municipalismo de izquierdas bien gestionado en nuestra región (por parte de IU y el PSOE), hemos compartido junto a numerosos ponentes la realidad de la integración de los inmigrantes en nuestras ciudades.

Al margen de algunas consideraciones sobre el contenido de los encuentros, como las incongruencias de algunos ponentes en cuanto a la reciprocidad de derechos y deberes, entre los paises de origen de los migrantes y el nuestro, el balance ha sido realmente interesante.

En estos tiempos de crisis causada por la globalización neoliberal (parece mentira que haya que recordarlo a menudo con nombre y apellidos, para que no se olviden las cosas), los temas migratorios hay que enfrentarlos, como bien ha dicho hoy el teniente de alcalde de Nanterre (París), con buenas dosis de radicalidad y de gestión. Gestión para afrontar desde el realismo los problemas y radicalidad para llegar más allá en las soluciones. Lo politicamente correcto no vale en estos asuntos. No es de recibo el discurso hueco del humanitarismo asistencialista en cuanto a país receptor y al mismo tiempo olvidar la necesidad de más políticas sociales para los que vienen y para los que ya estamos aquí. Evitar el germen del racismo solo se consigue dejando a un lado la caridad e instaurando un verdadero modelo de justicia social.

Los barrios, llamémosles obreros con la ¿vieja? nomenclatura de clase, son los receptores mayoritarios de la inmigración. En estos barrios, hay un deficit de servicios sociales, educativos, culturales, de vivienda… ¿alguien duda de que es muy facil el conflicto con los que llegan? Creo sinceramente que lo realmente de izquierdas, no es abrir las puertas sin más a los que vienen en busca de una vida mejor, sino sentar las bases para que cuando vengan, los que tengan que venir, se asienten con todos los derechos y obligaciones y no surja ese abismo entre los que, viviendo aquí, necesitan también del apoyo del Estado para salir adelante y los nuevos receptores de ayudas.

Si hay un causante de las avalanchas migratorias ese no es otro que un modelo económico basado en el capitalismo salvaje y en el aprovechamiento de mano de obra, barata y explotada, para el beneficio del primer mundo. Y si hay una solución plausible, no es otra que dos palabras ultimamente abandonadas: justicia social.