Tag Archives: crisis económica

La revuelta obrera de Wisconsin

1 Mar

Quien lo iba a decir. En pleno Estados Unidos, los trabajadores están luchando para mantener el derecho a la negociación colectiva, es decir la sindicación y la defensa común de los intereses colectivos frente a la imposición de las patronales y la individualizacón de las relaciones laborales. ¿Nos suena? Este es el mismo discurso que desde las patronales y la derecha política, se nos quiere vender como la panacea de lo moderno y lo competitivo. Y es un error. O mas bien una mentira. Las relaciones laborales tienen que estar presididas por un equilibrio entre las partes, de lo contrario estaríamos ante la aplicación del modelo de explotación chino que tan buenos resultados les está dando a los jerarcas del Partido Comunista y tan malo a los cientos de millones de explotados que trabajan en condiciones de esclavitud. Para que nuestras economías sean competitivas no hay que rebajarse al modelo del sudeste asiático, tienen que potenciar la I+D+I, la formación, la sostenibilidad y la responsabilidad social. Sigue leyendo

Anuncios

El cataclismo irlandés

25 Feb

Hoy hay elecciones en Irlanda. Unas elecciones marcadas por el fin de una época donde se ha caido todo un modelo de desregulación y de neoliberalismo a ultranza. ¿Se acuerdan cuando desde los teóricos de la derecha se nos hablaba del ejemplo del “tigre irlandés”? ¿Se acuerdan cuando se nos contaban las bondades de un modelo donde el crecimiento era vertiginoso gracias a que se eliminabam las “trabas del Estado” y se dejaba todo “a la mano invisible del mercado”?. Pues era mentira. Ese modelo ha demostrado ser un fiasco, que ha llevado a Irlanda a un abismo que ha vuelto a convertir a los jóvenes irlandeses en emigrantes que huyen de un país sin futuro y sin protección social.

Sigue leyendo

Que gran verdad…

4 Feb

CONVENCIÓN SEVILLANA DEL PP

22 Ene

Tuve ayer la oportunidad de ver un poco la intervención de Aznar en la Convención del PP de Sevilla y al margen de que este señor tenga la costumbre de regañarnos a todos cuando habla, me llamó la atención su obsesión acerca del desmembramiento de España. Y lo digo, mas que nada porque yo, que soy crítico con algunas derivas de nuestro modelo de Estado, sobre todo con el despilfarro de los dineros públicos en la duplicidad de competencias, creo recordar que fue un “antepasado” de Aznar, que hablaba catalán en la intimidad, quien abrió la veda de la superación del techo competencial y entre grandes besos y abrazos con Pujol (si, el del enano habla castellano…) y Arzallus (el que decía que como negociar con el PP con nadie…) cedió la competencia educativa y sanitaria a las Comunidades Autónomas, entre otras muchas más, en lo que el mismo llamó la segunda transición. ¡Como pasa el tiempo!

Hoy, Rajoy ha prometido dar alguna idea de como afrontaría el la crisis económica, mas que nada por si gobierna, y dará las recetas justas y acertadas para que como decían ayer, no se confundan reformas con recortes y los más débiles salgan reforzados de esta situación económica. Esperamos con atención.

JORNADA LABORAL Y PRODUCTIVIDAD

16 Ene

Hoy el diario El Mundo trae un interesante artículo referido a la jornada laboral y su repercusión en la competitividad y productividad de las economías. Mas o menos, viene a decir que Francia, pionera de la instauración de las 35 horas con caracter general en el mercado laboral, tras años de intentonas ideologizadas de la derecha mercantilista de desmontar esta medida, está viendo de izquierda a derecha, que no es una mala idea y que repercute positivamente no solo en el consumo sino también en la creación de empleo.

Ahora que en España andamos lanzados en la senda de las reformas, no vendría de más valorar y estudiar la jornada laboral como uno más de los elementos a cambiar, no solo en la jornada máxima legal permitida (40 horas semanales según el Estatuto de los Trabajadores, aunque ya muchos Convenios Colectives caminen en la media de las 37 horas) sino en la jornada real que se aplica en nuestro tejido productivo.

Como bien resumen el artículo: “Los españoles (…), nos situamos a la cola de la tabla europea en rendimiento y a la cabeza en horas de trabajo. Desperdiciamos más de 1.700 horas de vida en la oficina, mientras que nuestros vecinos sólo invierten 1.600. El balance no es nada alentador: curramos más, producimos poco y, encima, cobramos menos.”. Ahí lo dejo.

PUES PARECE QUE ESTE AÑO TAMPOCO TOCA…

22 Dic

Pues parece que hoy ha ganado la salud, porque aunque no he mirado si tengo un décimo premiado mirando a mi alrededor y viendo que nadie salta de alegría ni tampoco me han hecho un corte de mangas… debe ser que no ha tocado nada.

Que le vamos a hacer. La casita en el Barrio Latino de París y el apartamento con vistas a la playa de la Concha en Donosti va a tener que esperar “sine die”. Siempre nos queda la salud, la familia y el trabajo…, cosa que no pueden decir hoy tampoco algún millón de españoles. Para esa gente que lleva meses y meses en paro, el verdadero premio Gordo sería encontrar un trabajo con el que pagar las facturas de su casa y poder comprar algún regalo estas navidades a sus hijos.

O sea… que sería un hijo…, si me quejara de algo.

NECESITAMOS UN CAMBIO DE MODELO

14 Nov

La crisis económica y las consecuencias de la misma, está pasando factura a todos los gobiernos. Desde Obama, que acaba de perder las legislativas, hasta Sarkozy que acaba de “cambiar” su gobierno para frenar la caída libre en las encuestas (defraudando a los centristas y progresistas de la Mayoría que abogaban por un giro social ante la crisis), pasando por Merkel, Cámeron… y claro está Zapatero, que aunque las encuestas empiezan a mejorar tras el cambio de gobierno, todavía sigue por detrás del mudito Rajoy y sus mágicas recetas desconocidas. La crisis se lleva por delante a todos los gobiernos en activo, salvo de momento curiosamente al gobierno portugués que tiene buena salud gracias a la capacidad de consenso entre el centro izquierda y el centro derecha, con las medidas anticrisis… ¿Consenso? ¿Les suena esa palabra en castellano?

Es evidente que nos encontramos ante una crisis sin parangón, donde la globalización y la perdida de soberanía económica de los Estados hace mucho más difícil enfrentarse solo a ella y buscar soluciones nacionales. Y las soluciones globales, aunque se plantean por parte de algunos (Obama, Lula, Zapatero o el propio Sarkozy lo han manifestado numerosas veces) no encuentran acomodo en los intereses económicos de unos, como China, que tienen la sartén por el mango y de otros como Alemania en nuestro entorno, que están teniendo una actitud indeseable con el resto de países europeos, por no hablar de los titubeos entre el proteccionismo del quiero y no puedo y la visión global del mercado de los Estados Unidos.

El sistema hace aguas por todos lados. Es el momento de refundarlo, cambiarlo, modificarlo o sustituirlo o como queramos llamarlo, dejando de lado los parcheos e iniciar de una vez las reformas que permitan solventar esta crisis y estar mejor preparados para la próxima, que seguro que no está tan lejos. Y ahí viene el problema. En la falta, no solo de voluntad sino de interés en cambiar el modelo productivo y financiero de nuestros países, para poner a los mercados al servicio de los ciudadanos y no al revés. No se trata de volver a fracasados modelos colectivistas, sino impedir que las mismas recetas que nos han llevado a esta crisis brutal, las de la desregulación y la fé en la mano invisible de los mercados, aprovechen la oportunidad para desmontar nuestro modelo social, no ya para hacerlo viable que sería discutible en que medida no lo es, sino para lograr una nueva opción de negocio para las grandes Corporaciones a costa del bienestar de los ciudadanos.

Es la hora de ser arriesgado y ofertar a los ciudadanos un nuevo contrato social. El de una sociedad equilibrada y sostenible para el siglo XXI. El problema es quien lo va a hacer: ¿la derecha que está deseosa de desmontar por motivos ideológicos el modelo de protección social y niega su responsabilidad en lo que estamos viviendo, creyendo que podemos volver sin problemas al modelo especulativo que ellos fomentaron desde la revolución conservadora de los 80 (la misma que Esperanza Aguirre sigue añorando)? o ¿la izquierda que también niega su responsabilidad y además está completamente desorientada ante unos cambios que le han pillado con el pié cambiado?. Menudo papelón tenemos…, pero no tengo duda alguna en que esta es la hora de los valientes. El problema es saber si quedan de esos..

Como casi siempre Iñaki…

22 Jul

… nos deja una muestra de coherencia y realismo. No había visto este video hasta hoy. En el mismo, Iñaki Gabilondo que se despide de los que le vemos habitualmente en su programa Hoy de CNN+ hasta septiembre, hace un balance del “curso” que acaba, especialmente del tema estrella y fundamental: la crisis económica y la falta de democracia y soberanía que está demostrando con que cuentan los Estados frente al Mercado. Comparto al 120% las palabras y la preocupación de Iñaki…, a las que yo solo le añadiría la necesidad de que se construya una nueva alternativa democrática, social y ecológica al capitalismo salvaje, porque ya no valen las viejas recetas. Pasen y vean:

Corren malos tiempos, sin duda.

13 Jun

Corren malos tiempos para muchas cosas. También para hacer política. Al menos para hacerla desde un sentimiento vocacional de compromiso con unas ideas y con una sociedad. Supongo que si fuera un profesional de esto o estuviera por una cuestión alimenticia o por tener prebendas, no pensaría así. Si actuara mirando de reojo la aprobación del aparato de turno o pensando en que hay que hacer cualquier cosa para seguir aferrado al cargo, a las comodidades del mismo o a la siguiente recolocación, no lo expresaría así. Pero si lo creo y por eso me duele.

Estoy convencido de que en estos momentos de cambios profundos en lo político, social, económico…, donde cuestiones que uno se suponía evidentes son cuestionables; donde la izquierda aparece como derrotada en la mayor crisis generada jamás por el capitalismo neoliberal o de “casino” -según acertada expresión de Felipe González-, mientras los defensores del juego con los bienes y haciendas de todos, salen de rositas dando lecciones de como acometer los nuevos tiempos y encima se arrogan la representación de quienes peor lo están pasando gracias a sus recetas; donde las necesidades de asumir nuevas realidades rompen esquemas clásicos entre izquierda o derechas y donde los que no tienen escrúpulos y buscan el poder por encima de todo, hacen discursos oportunistas faltos de moral y memoria.

¿Como se le puede llamar, sino inmorales, a quienes acusan a los que han hecho -hemos hecho- necesarios y dolorosos ajustes del gasto, de ser malos gestores y luego aplaudir a quienes como Esperanza Aguirre, realizan iguales o similares recortes?

¿Como llamar, sino hipócritas, a quienes se sentían felices y solidarios con los funcionarios en huelga de la pasada semana y esta semana callan, cuando el gobierno regional madrileño recorta, de manera responsable e imprescindible, por voluntad propia los salarios de los empleados de Metro, Canal, Telemadrid…?

¿Como llamar, sino irresponsables, a quienes miran a otro lado en lugar decirle la verdad a la gente, que no es otra de que esta crisis marca un antes o un después, en lugar de prometer que con ellos volverá el Paraiso?

¿Como llamar, sino inconscientes, a quienes crean que esta inmensa crisis económica, dura como ninguna que hayamos vivido y que tiene sus raíces en lo más podrido del capitalismo de salón, es una oportunidad para desgastar a los gobiernos de turno y recorrer por la vía fácil el acceso al poder o soñar con recuperar viejos ideales de asalto al Palacio de Invierno?

No señores. No señoras. Esta inmensa crisis económica, además de un grave problema para millones de personas con nombres y apellidos, es una oportunidad para afrontar también la inmensa crisis moral, política y social, que ha llevado a este país a la locura del enriquecimiento rápido, del pelotazo y la corrupción, de los salarios de 3000 euros para gente sin formación poniendo ladrillos; es la oportunidad de que el ejemplo de buen vivir no sean los menos productivos, los mas vagos…; es el momento de terminar con quienes nos ha llevado a ver como normal la duplicación de administraciones, el escaqueo seis veces a fumar o a tomar un café como algo lógico en el trabajo…; en definitiva, una oportunidad que tengo pocas esperanzas en que sea aprovechada. Porque nuestra sociedad, todos nosotros en mayor o menor medida, con mayor o menor fé, estamos a la espera de que todo sea un mal sueño y pronto volvamos a lo fácil, a comprar pisos a 100 y venderlos a 300, a que el empleo temporal crezca con salarios de escándalo en sectores estacionales, a que nos den créditos donde a plazos comprar cochazos, pagar vacaciones… a que todo siga igual que antes de la hecatombe. Y porque nosotros, los políticos, como buen reflejo de esta sociedad, seguimos prefiriendo el cortoplacismo populista, el oportunismo y la pobreza intelectual como herramienta para ganar elecciones. Sin casi excepciones.

En mi defensa puedo alegar, torpemente, mi condición de político -profesional- temporal con fecha de caducidad marcada. Pero ni con esas, puedo quedarme tranquilo -ni como político con alguna responsabilidad, ni como ciudadano con algo de conciencia de serlo- viendo como a izquierda y derecha, de norte a sur, no estamos para nada a la altura de las circunstancias. Ni con esas, puedo quitarme esta sensación de perdida de tiempo. De que los españoles, una vez más, volveremos a perder el tren de la historia y preferiremos de nuevo, quedar presos por “las caenas”. De que la imagen que mejor nos identifica como pueblo, país, sociedad… es el cuadro de Goya de la pelea.

Corren malos tiempos, sin duda. Pero en gran parte nos lo hemos ganado a pulso y seguimos haciendo méritos para que aún puedan ser peores. Del primero al último.

Da ganas de levantarse del asiento, pulsar el timbre y bajarse en la próxima parada. Y no crean que es una mala opción…, les invito a reflexionar sobre ello.

Fútbol es fútbol

9 Jun

Hay que reconocer que todo parece indicar, que las próximas semanas el asunto de la máxima importancia nacional, va a ser el Mundial de Fútbol de Sudáfrica y el resultado de nuestra selección. A uno, que le gusta el fútbol pero sin exageraciones, le va a ser difícil escapar del entusiasmo futbolero que va a paralizar sin duda el país, como ya quisieran lograrlo los sindicatos en la previsible Huelga General. Incluso ya forma parte de mis temas de conversación comiendo en La Jara. Y es que los casi cinco millones de parados, la situación económica europea, las medidas de crisis, la Gurtel o cualquier otro asunto, poco puede hacer frente al fútbol. ¿Razonable? Poco. ¿Previsible? Sin duda.

En esto no me queda ni el consuelo, ni la añoranza envidiosa de mi afrancesado corazón -¿ha sonado un poco cursi no?-, porque en todos sitios cuecen habas… y allí con “le blue” pasa lo mismo.

PD: Por cierto, aplaudo la medida de Griñán de subir el IRPF a las rentas superiores a 80000 euros y la predisposición de Zapatero a reducir Ministerios. Ahora solo nos queda reducir también competencias a las Autonomías…

8J en Huelga, pero yo no.

8 Jun

Tras unas semanas “ajetreadas”, tensiones, resoluciones etc…, vuelvo a este blog precisamente en el día de Huelga de los empleados públicos. Ya saben guerras de cifras, éxitos a primera hora sin contrastar… o sea lo de siempre. Y uno sabe un poco de esa guerra de medios en estos asuntos, se lo juro. En el Ayuntamiento de Manzanares El Real el seguimiento de la Huelga ha sido esta mañana del 11%. Como parece que ha sido en el resto del país, según datos de quien puede tenerlos de verdad, que no es otro que el empleador, o sea la Administración, en este caso, que serán comprobables en cuanto se hagan los descuentos salariales correspondientes al día de Huelga..

Para mi la Huelga es entendible -puesto que hay un recorte económico a los salarios de los empleados y por cosas como esas se montan las Huelgas desde siempre-, pero no justificable en estos momentos, puesto que la situación es la que es y los recortes, aunque no suficientes o más bien escasos contra otros sectores de la sociedad -rentas más altas, SICAV etc.-, son imprescindibles, visto lo que se está viendo en todos los países de Europa, donde todos los gobiernos están aplicando medidas urgentes de ajuste. Claro que me dirán que son gobiernos de derechas…, y aunque no todos, mírese Portugal y Grecia, es lo que hay y la alternativa a nuestra UE y a esta “dictadura” de los mercados, todavía no me la han presentado. Aún sigo esperando que me cuenten cual es la que plantea la izquierda contra estas medidas -a la derecha ya no se la pido, porque últimamente están tan en plan bolchevique, que hasta los neoliberales de Losantos se han dado cuenta-, porque hasta ahora no he escuchado demasiadas cosas coherentes, más allá de decir que el capitalismo es malo.

Por eso y por mas cosas, no apoyo la Huelga, ni voy a ir a la manifestación, a la que supongo que irán los dirigentes del nuevo Partido de los Proletarios, antes llamado Partido Popular, ni por supuesto respaldo la insensatez de una Huelga General, donde nadie va a ganar nada y menos el movimiento sindical que va a mostrar claramente su debilidad.

No se trata de un ejercicio de disciplina de partido, que como el resto de ejercicios practico poco, o de cierre de filas con la gestión del Presidente -que yo soy el primero en apoyar o criticar en donde corresponda- sino de un planteamiento nacido de una reflexión y evolución, que creo he razonado y que considero razonable, fruto de muchos debates, la mayoría de ellos conmigo mismo. Que son los mejores. Y una posición muy personal, mía propia, frente a las demagogias habituales de la derecha integrista, que huele poder demasiado pronto, y de una izquierda jurásica, que ya no se ni lo que huele o si es que ha perdido el olfato del todo, de tanto mirarse el ombligo. Y para que nadie se llame a engaños, sigo siendo a día de hoy, militante de CC.OO.

Que gran verdad…

25 May

Un toque de ¿humor?

14 May

¿Crisis? Según para quién…

29 Dic

A los que no vieron llegar la crisis ni de lejos…y ahora nos dictan las medidas para salir de ella

30 Nov