Tag Archives: Derecha

Libia, mentiras y malas conciencias…

19 Mar

Anoche en la tertulia de la Sexta 2, alrojovivo, algún tertuliano de la derecha (si, en las tertulias que se suponen de izquierdas hay equilibrio entre unas y otras opiniones…) mezclaba churras con merinas, intentando comparar la posible intervención militar en Libia con la pasada guerra de Irak ¿tan mala conciencia tienen de lo que hicieron?. Pero no lo van a lograr. Los españoles sabemos perfectamente que aquella guerra fue una aberrante mezcla de los intereses comerciales de unos y los aires de grandeza de otros. Sigue leyendo

Anuncios

Fumando espero…

17 Feb

Pues nada, parece que al dueño del asador marbellí que se ha hecho famoso por su negativa a cumplir la Ley y por su discurso ultramontano (“Zapatero es un presidente etarra y marxista”), la “rebeldía” le ha durado dos semanas. Ahora, el héroe de toda la TDT Party, ha decidido acatar la Ley y reabrir el asador cumpliendo la prohibición de fumar que recoge la Legislación. Sigue leyendo

El ADN del Partido Popular

30 Ene

Ya se que es malo generalizar, pero ahora mismo es lo que me está demostrando el PP en todos los ámbitos que veo: local, regional y estatal. Mentiras, difamaciones y muy poca, pero muy poca…., mejor me callo.

La máscara de la política

25 Jul

Entre toma y toma, aquí en La Paz, quedan horas perdidas que uno usa para adelantar trabajo, responder correos, escribir este blog o para leer. Estos días me he leído uno de los escasos libros políticos, que tratan en primera persona sobre los políticos pero no están escritos ni para loarles ni para difamarles. Me refiero al libro de Pilar Rahola “La mascara del Rey Arturo”, un ensayo-entrevista fruto de muchas horas de conversaciones con el lider de CiU Artur Más y con gente de su entorno, además de una mirada directa a muchos encuentros, reuniones, debates del día a día del personaje en cuestión. La verdad es que no voy a recomendarles dicho libro, puesto que creo que es de lectura limitada a los directamente interesados por la política catalana y para algún “investigador o politólogo freaky” como yo, pero si me ha surgido una reflexión que quiero compartir: la notoria ausencia en nuestro país de verdaderos libros de la política o de los políticos como en otros países de nuestro entorno. Y no me refiero a libros donde el analista de turno hace partidismo descarado. Sino textos al estilo del de Rahola -que ahora en serio, sí lo recomiendo porque es muy ágil y hasta sorprendente, porque ha conseguido que me caiga bien el personaje sin tener todavía claro si a la autora también-, que por cierto hace no mucho leí uno sobre Sarkozy de Yasmina Reza, que también recomiendo.

Libros que sirven para conocer en profundidad a los políticos y sus políticas, no como les gustaría que les conociéramos sus gabinetes de imagen, sino como las muestran personas independientes, no hostiles pero tampoco indulgentes.

Y es que en nuestro país, este tipo de “aventuras” por parte de la llamada clase política, no es habitual. Por no hablar de la falta de material propio “escrito” por políticos mostrando sus opiniones o modelo. Eso en Europa es impensable. Todo aquel que aspire a algo en política debe escribir o publicar libros donde “desnude” sus pensamientos. Ejemplos: el propio Sarkozy, dirigentes de la izquierda francesa como Segolene Royal, Manuel Valls o el centrista Bayrou, el conservador británico David Cameron o el democristiano de centro izquierda italiano Ruttelli… ¿Alguien se imagina esto en un político en activo en España? ¿Dejar por escrito pensamientos que no se pueden borrar? Y eso que con los blogs algo ha mejorado, pero todavía somos sólo los “políticos temporales” o “de bajo nivel” los que nos atrevemos a mostrarnos a cuerpo y sin temor a expresarnos libremente…

A mi la verdad me gustaría saber más de quien aspira a gobernar mi país, mi región o mi ciudad: que le gusta, que no, que opina de literatura, del aborto, de las drogas, de la educación, que experiencias ha vivido, cuales quiere vivir, como es de verdad en el día a día con su familia, compañeros, que…, pero de verdad de las buenas ¿eh?, no las palabras políticamente correctas que le dictan al oído su jefa de prensa o su asesor de comunicación. Ya se que soy un iluso…

Cuestión de identidades

19 Jul

Desde el triunfo de la imparable Roja, ha surgido a través de algunos medios y/o creadores de opinión, un debate acerca del uso generalizado de la bandera de España en todas las celebraciones pre y post-mundialista. Debate, en cualquier caso un tanto forzado, porque ¿qué bandera pretendían que usáramos quienes animábamos a la selección de  fútbol? La cuestión es, que se quiere llevar de manera torticera algo tan normal como el uso de los símbolos que nos representan como país en una celebración deportiva, a una especie de guerra de banderas frente al uso también importante en distintas regiones de los símbolos que consideran propios.

Yo pertenezco a una generación puente, entre quienes tenían cierta prudencia a la hora del uso de la bandera rojigualda, por obvias razones de simbolismo franquista y quienes, la usan y conocen con la normalidad que consiguen 32 años de democracia. Personalmente, tras quitarme prejuicios heredados, me siento perfectamente cómodo con la bandera de España, el himno etc., sabiendo lo que significan y lo que representan. Sin voces ni correajes. Sin pollos y a ser posible sin toros de Osborne -que son un poco horterillas la verdad… o como diría mi amiga Sandra “poligoneros”- Con respeto y tranquilidad. Otra cosa, es que es cierto que alguna derecha ha intentado hacer propios estos símbolos, que son de todos, y los usan hasta desgastarlos, pero no es menos cierto que también, gracias a que la izquierda o mejor dicho cierta izquierda renunció a ellos y ha pretendido rescatar la tricolor como bandera propia. Error y torpeza histórica, ya que no lo van a lograr mas allá de sectores minoritarios y encima van a ser mal entendidos por quienes, por cuestiones generacionales obvias ya digo, no conocen ni sienten otros colores que los mismos con los que han crecido, han visto en la televisión ganar a deportistas y consideran como propios, por encima de izquierdas o derechas. Por una cuestión de lógica, de oportunidad y de sentido común, las banderas deben dejar de ser un arma arrojadiza y volver a ser un símbolo que nos identifique como país. Ojalá sumemos algún día como señas de identidad también el contar con la menor tasa de paro, la mejor sanidad y las mejores Universidades. A ver si ese día también salimos a la calle con miles de banderas… 🙂

Respeto profundamente a quién solo se sienta identificado con la Senyera o la Ikurriña como banderas que le representan, aunque no comparta en absoluto las aspiraciones político-administrativas de los llamados nacionalismos periféricos. Defiendo una España federal donde ningún ciudadano tenga diferentes derechos que otro por vivir en Valencia, Barcelona o Cádiz -ya saben, mi vena jacobina y afrancesada-. Pero respeto a quien no se siente español y aspira democráticamente a dejar de serlo oficialmente, porque los sentimientos no se regulan. Se comparten o no. ¿Tan difícil es de entender? Una aclaración: se puede ser de izquierdas y ondear la bandera rojigualda; se puede ser republicano y no usar la tricolor; se puede ser castellano y no sentir rechazo por la verdiblanca andaluza o la bandera gallega; se pueden muchas cosas…. o ninguna. Yo, madrileño descendiente de leoneses, vascos, aragoneses… y que reclamo mi identidad castellana, reivindico mi derecho a ser progresista en lo socio-político, republicano en lo administrativo-organizativo y Español en lo sentimental. Con normalidad y porque me da la gana, entre otras cosas.

Que nadie se engañe: lo importante de estos días, es que tras la marea rojigualda, no hay nada más y nada menos, que la representación en la calle de la normalidad democrática de un país, que ha logrado que tras muchos años en que sus símbolos estatales eran vistos “algo extraño” a causa de los 40 años de oscuridad franquista, tengamos una generación que reclama con normalidad y alegría poder usarlos para celebrar un triunfo deportivo, sin pedir perdón por ello. Sin querer agredir a nadie. Sin buscarle coartadas políticas. Simplemente porque sí. ¿Porqué buscamos explicaciones metafísicas a lo que es normal?

Y por cierto, que bien jugó España, que bueno es Casillas –solo le falla ser del Real Madrid, si le fichara el Atleti perfecto…– y que niños mas guapos va a tener.  ¡Viva España! y… ¡Viva Fuentealbillla!

El Gaullismo social

18 Jun

Uno de esos personajes históricos que me interesan mucho y de los que me encanta leer y conocer más en profundidad, es el General Charles De Gaulle. Su trayectoria como militar y líder de la Francia Libre -ahora se conmemora su famoso discurso de Londres donde declaró la resistencia al nazismo y al colaboracionismo de Vichi-, junto a su posterior proyección como referente de un amplio modelo social y político que todavía hoy impregna la realidad francesa, es digna de estudiar. Y admirar.

De Gaulle, representa sin lugar a dudas la perfecta sintonía entre un modelo social avanzado de amplia protección y los valores nacionales de la República. Entre la “grandeur” de Francia y la adaptación a los nuevos tiempos. Por eso entre sus herederos se encuentran desde izquierdistas jacobinos hasta conservadores sociales. Desde miembros de la actual mayoría presidencial de Sarkozy hasta opositores de izquierdas o derechas.

Y justamente ahora, cuando en este tiempo de crisis se ponen en cuestión todos los pilares de lo que conocíamos hasta ahora como Estado del Bienestar y no se sabe bien cual es el camino a elegir, ha nacido un nuevo movimiento político en Francia que se reclama herederode ese Gaullismo social que desde el centro político pretende unir a los franceses ante los retos del siglo XXI. Su líder se llama Dominique de Villepin, ex ministro de exteriores bajo el gobierno Chirac que lideró la oposición a la guerra de Iraq y tiene el nombre de République Solidaire.

Cuando hace pocos días comentaba la aparición vía declaraciones de Cospedal de una “nueva tendencia social” -aunque de momento simplemente estética- dentro de la derecha española, al hilo de la que ha florecido en el interior de los conservadores británicos y de la que siempre ha existido en la familia democristiana europea, no viene mal recordar que mas allá de los Pirineos en el interior del centro derecha no todo huele a neoliberalismo y defensa a ultranza del mercado desregulado y de las teorías de la Escuela de Chicago. En eso, España también es diferente…, al menos de momento.

Guemes se va…

19 Mar

Ayer a media mañana me llegó al movil, la confirmación de que el consejero Guemes, el “niño bonito” de Esperanza Aguirre -como hoy le catalogan en media prensa-, dejaba la política o al menos dejaba las responsabilidades de gobierno para pasarse “a ganar dinero en la privada”. Desde aquí le deseo lo mejor en lo personal al ex consejero. En lo político, Guemes, ha representado y dirigido la que considero parte mas nociva de la política neoconservadora del PP madrileño -totalmente contraria a la linea general que mantiene la mayoría de las fuerzas del centro derecha europeo, en estos tiempos de crisis y paro-: el deterioro de los servicios públicos mas esenciales, para ponerlos en bandeja de quienes solo quieren hacer negocio, con cosas con las que no se juega. Además de ser uno de los consejeros madrileños, que mas titulares a dado a los medios por su agresividad y desprecio a los contrincantes. De ahí que sorprenda su distanciamiento con “la jefa” y su intento de pastelear con los enemigos internos de esta, como cuentan también algunos medios.

¿Mi conocimiento directo de Guemes? Como Alcalde he tenido la oportunidad de compartir con el varias veces, el mismo espacio. Algunas como anfitrión yo y otras él. En todas saqué la misma conclusión: que estaba encantado de haberse conocido y que despreciaba sin duda alguna a los que representábamos algo diferente a los suyos. Es decir, que sería encantador para las mujeres y hombres de su partido, pero para los que representamos a los ciudadanos de otras opciones políticas, el trato era deplorable, distante, impertinente. Me consta, porque me lo han contado, que era así con otros compañeros y no solo conmigo, o sea que me quedo tranquilo y descarto que fuera una cuestión de diferencia de clase entre quien estaba destinado al Olimpo del poder -o sea el- y un simple Alcalde de pueblo -o sea yo-. ¿Soluciones de su consejería a las reclamaciones de Manzanares El Real en materia de sanidad? Cero. Ese es el balance directo y sin intermediarios que puedo hacer.

Lo dicho, que le deseo lo mejor en lo personal… y que gane mucho dinero.

La derecha y su fijación con los coches

29 Oct

He leido en el blog de Nacho Escolar, que le acusan de conducir un Jaguar, como si ese fuera un pecado capital. Además de mentira (no os perdais la magnífica explicación de Escolar), demuestra la doble moral de algunos conservadores de medio pelo que exigen voto de pobreza a los que situados a su izquierda reclamamos justicia social para todos, mientras ellos cada domingo tras la misa de turno y la dosis oportuna de caridad y comunión, se ponen ciegos de gambas…

Esto me recuerda una de las anecdotas que han surgido en mi pueblo en este año y poco de gobierno. Se lanzó la comidilla de que al alcalde (usease a mi) le habían pillado conduciendo bajo los efectos de alcohol. ¿A qué suena grave? El problema es que un servidor, ni tiene carnet ni ha conducido nunca un coche (que menudas charlas tengo en casa por eso), por lo que es dificil que le pillen así. Cosas de la derecha difamadora…